,

EQUILIBRIO 2018

Es un vino muy estable en el tiempo, es interesante ahora o dentro de 30 años. Es Tannat muy fácil de tomar y a la vez super tánico. Con los años se va redondeando.

Desde $770.00

Limpiar
OCASIÓN PARA ABRIR:

Es un vino para todo el año, para un asado con amigos, pasta, empanadas, para una reunión familiar o para el fin de semana de vacaciones. De día o de noche, sólo o acompañado. Es el vino perfecto para una ocasión que desconocemos cómo se va a desarrollar. Un regalo informal, cuando desconocemos el gusto del destinatario.

COMPOSICIÓN VARIETAL:

Tannat – Merlot

CAPACIDAD DE PRODUCCIÓN:

4800 botellas/año. Están a la venta las ediciones 2011 y 2015. Está por embotellar 2021.

Presentación

Personalización 100%, Presentación Arpillera, Presentación Cuero, Sin Presentación

2018 fue un año de seca extrema, llovió poco en primavera, los brotes quedaron sumamente cortos, faltando hojas para alcanzar el mínimo necesario para que un racimo madure correctamente. En año normal en Los Nadies, luego de tres raleos, se descarta el 65% de los racimos. En el 2018 se descartó el 95% de los racimos. Así se logró una maduración adecuada. La maduración fue muy despareja, fue buena en las cáscaras, pero no de las semillas, las bayas se deshidratan rápidamente. Al momento de la cosecha eran pasas de uva. Las levaduras nativas fermentaron en tanque de inoxidable ese mosto hiperconcentrado en azúcar obteniendo un vino licoroso de más de 18% de alcohol. Más de 180 días de maceración después, el resultado entró en dos barricas de roble americano donde terminó de fermentar en Septiembre.

A finales de 2019 se busca integrar estas barricas en un corte que muestra lo interesante del año. Se selecciona así un vino muy estilizado, joven y vivo que representa un típico Tannat uruguayo. De los sucesivos ensayos resulta este corte de Tannat 2018.

Resultado: un vino sumamente estable en la botella, a la vista es oscuro, se ven las lágrimas gruesas correr por la copa, el menisco muestra la oxidación del licor de tannat. En nariz aparece un vino sofisticado que muestra la tipicidad del Tannat, luego emergen notas licorosas que junto con la crianza en barrica le dan una complejidad única.

Debido al bajísimo rendimiento sólo salieron a la venta 2500 botellas, de las cuales 900 estaban comprometidas desde el primer día.