,

EQUILIBRIO 2011

El vino más potente que se pudo lograr en las condiciones de 2011. Muestra toda la capacidad de los suelos arcillo-calcáreos de Uruguay resumidos en un vino redondo, enorme.

Desde $1,900.00

Limpiar
OCASIÓN PARA ABRIR:

Merece ser el último vino tinto de un almuerzo o cena de pasos. Es el punto alto del evento. Marida muy bien con platos lipídicos y picantes. Con las horas sólo mejora, hasta volverse inolvidable. Fue galardonado con doble medalla de oro en Sakura Awards Tokyo 2018 en la clase A (vinos de mayor precio).

COMPOSICIÓN VARIETAL:

Tannat y un poco de Merlot.

CAPACIDAD DE PRODUCCIÓN:

4800 botellas/año. Están a la venta las ediciones 2015 y 2018. Está por embotellar 2021.

Presentación

Personalización 100%, Presentación Arpillera, Presentación Cuero, Sin Presentación

Es un vino lleno de sentimientos, nos cuesta venderlo: se cosechó con amigos, enseguida de haber vendido la bodega y la viña familiar, 3 días después de volver de Boston de intervenir el corazón de Santiago (nuestro hijo mayor de 4 años en aquel momento) y con Felipe (de 2 años) en pleno tratamiento de quimioterapia. Es el símbolo de la resistencia, el resurgir de las cenizas.
Un año increíble en Uruguay, el mejor junto con 2015. Llegamos de viaje y la uva estaba pronta: la semilla totalmente madura, color habano y con gusto a nuez, la pulpa muy sabrosa y en perfecto equilibrio entre azúcar y acidez, la cáscara sin pirazinas, al masticar, entregaba mucho color y muchos taninos maduros, finos, firmes. Escribimos y llamamos a todos nuestros amigos para que nos ayuden a cosechar. Héctor Stagnari y su esposa Virginia nos prestaron cajones para cosechar y un tanque sin titubeos. El domingo 13 de marzo del 2011 esperábamos los 20 amigos que nos confirmaron que nos ayudaban. Contratamos un camión con frío para llevar la uva a la bodega H Stagnari.

Llegaron 60 Amigos de distintas etapas de nuestra vida, maestra del preescolar, vecinos de la infancia, amigos de la vida, gente que hacía poco que conocíamos, amigos y familiares de amigos, compañeros de trabajo, amigos del ministerio de trabajo, vecinos de la actualidad, gente que viajó enormes distancias…

Cosechamos 1,4 hectáreas de Tannat y Merlot alta densidad, en cajones y los pusimos dentro del camión. Fue un día de fiesta, de las vendimias más divertidas. Estuvo hasta el martes en el frío del camión. Entramos la uva sin necesidad de selección.

Tuvo una maceración prefermentativa de una semana. La fermentación empezó rápidamente, con levaduras nativas. Se mantuvo fresca con agua por fuera del tanque, con remontajes diarios. Luego del fin de la fermentación alcohólica, mantuvimos el sombrero mojado en contacto con el vino por mucho tiempo, con pequeños remontajes diarios. El tiempo total de maceración fue de 48 días.

Cuando terminó la quimioterapia de Felipe, fin de octubre de 2011, embotellamos unos pocos litros para el festejo. El vino estaba tan bueno que decidimos envasarlo.
Un amigo puso a disposición su envasadora un domingo, junto con él y nuestros amigos de karate, envasamos el Equilibrio 2011 en noviembre. Estaba tánico, intomable, sin embargo nos pareció perfecto.

Nacen 9800 botellas de un tinto moderno, de guarda, sin pasaje por barrica, que muestra la capacidad de los suelos arcillosos y calcáreos del Sur uruguayo, potente y sumamente tomable, resultado del complemento de la estructura del Tannat y la carnosidad del Merlot.
Hoy, años después, muestra una juventud increíble, tiene aún mucho por entregar.

Hay que servirlo entre 16 y 18 ºC (dado su alto % de alcohol). Hay que dejarlo abrirse un par de horas. En la botella se formaron cristales que hay que evitar servir.
Es un vino para acompañar alimentos, no para tomar sólo. Marida perfecto con frutas pasas, quesos azules, maduros, semiduros y duros, pasta con salsas fuertes, pescados azules, carnes asadas, dulce de membrillo. Marida muy mal con pollo, frutos secos porque exagera la astringencia y seca la boca.

Presentación: Se puede personalizar si  es para regalo, en cuero o madera.